Disfrutar del placer de conducir un vehículo especial (ATV) todoterreno de cuatro ruedas y máximo de dos plazas, por circuitos cerrados o itinerarios permitidos, que ponen a prueba nuestra destreza y habilidades al transcurrir por terrenos irregulares, pedregosos, etc.