Disfrutar del descenso de los ríos más trepidantes, a bordo de balsas neumáticas con capacidad para varias personas y propulsadas con los remos de todos los tripulantes; para pasarlo en grande tanto adultos como niños/as, salpicados por las aguas bravas.