EL TURISMO ACTIVO NO ES UN DEPORTE

EL TURISMO ACTIVO NO ES UN DEPORTE

La patronal turística acusa a la Dirección General de Deportes de una invasión competencial y exige respeto para uno de los pocos sectores que sigue generando empleo verde en el ámbito rural

La asociación de Turismo Activo de la Comunitat Valenciana, CV ACTIVA, manifiesta preocupación ante la aprobación del Anteproyecto de Ley para ordenar las Profesiones del Deporte en la Comunitat Valenciana, aprobado el pasado viernes, 26 de junio, por invadir y no tener en cuenta la realidad de las empresas de Turismo Activo y Ecoturismo ni la demanda de profesionales cualificados para la multiactividad, que es la característica más común entre las empresas de este subsector turístico. “Lo que la Dirección General de Deportes no parece entender es que la formación ofrecida desde el ámbito del deporte es insuficiente y no se adapta a nuestras necesidades”, reclama su presidente, Fernando Falomir.

En su opinión, las competencias adquiridas no comprenden la dimensión central del sector: “nuestro cliente no es un deportista, cuya actividad está más enfocada en el rendimiento físico, el entrenamiento o la competición; nuestra clientela son grupos de personas muy diferentes entre sí, de cualquier edad, complexión y condición física que demandan una experiencia que, en ocasiones, apenas conlleva un esfuerzo físico”, explica el presidente de la asociación autonómica.

En este sentido, se pierde el camino que tanto ha costado recorrer en la Comunitat Valenciana para crear un turismo accesible, cercano y abierto para toda clase de turista, ya que se regulan actividades de turismo como prácticas deportivas, con la única intención de ajustar el nicho de empleo a los técnicos deportivos. “Articular una norma desde la óptica del deporte exigiendo que las empresas contraten licenciados en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte para ejercer como directores técnicos, es totalmente inaceptable”, añade Falomir. El Turismo Activo ofrece experiencias de ocio con una incipiente tendencia ecoturista, que nada tiene que ver con la dirección, planificación, el rendimiento deportivo o la propia educación física.

CV ACTIVA ya había hecho alegaciones ante la inclusión del Turismo Activo en el borrador de este anteproyecto. Sin embargo, a pesar de que se han eliminado todas las referencias directas al Turismo Activo (se eliminaron las disposiciones adicionales sexta y séptima), se mantienen los apartados 4 y 5 del artículo 13, y el apartado 3 del artículo 16, que obligan a los profesionales del sector a tener unas titulaciones deportivas específicas para cada actividad. En consecuencia, aspectos como la atención al cliente, la gestión empresarial, los idiomas, o los servicios postventa son inexistentes o muy vagas. “La formación ofrecida dentro del ámbito del deporte es específica para ese sector y, aunque comparta algún aspecto con el nuestro, es en su mayoría diferente en cuanto a la finalidad (la turística y recreativa), la metodología (mucha psicología de grupos) y el desarrollo en sí”, sostiene la secretaria de CV ACTIVA, Belén Salvador.

“Necesitamos técnicos en Turismo Activo, no entrenadores”

CV ACTIVA reclama que las titulaciones profesionales exigidas a las empresas del sector queden definidas en el Decreto del Consell 22/2012, de 27 de enero, que ya regula el Turismo Activo en la comunidad autónoma. “Proponemos que las empresas debidamente inscritas en el Registro de Turismo Activo de la Comunitat Valenciana queden fuera del ámbito de aplicación de este anteproyecto de ley del deporte para que no invada el ámbito turístico, del cual se tiene un desconocimiento palpable”, declara el presidente de CV ACTIVA. La junta directiva ya ha iniciado el contacto con los grupos parlamentarios para presentar una enmienda que contemple esta petición, entre otras propuestas.

Las empresas de este sector llevan años luchando por una regulación ajustada a la realidad que fomente la calidad turística en la oferta, así es que solicitan actualizar el actual decreto de Turismo Activo para regular las titulaciones de sus profesionales. En esta línea, en numerosas ocasiones han exigido el reconocimiento de un perfil profesional que abarque las competencias necesarias para cumplir con las expectativas del turista, por lo que proponen un itinerario formativo ajustado al Plan de Estudios Europeo de Técnico de Turismo Activo (ELESA).

“Es imposible consolidar el empleo en nuestras empresas si es necesaria una titulación distinta para cada actividad, como exige este anteproyecto de ley; contratar tantas personas diferentes es inviable económicamente para los autónomos y las pymes del sector, ya que la mayoría de las empresas en la Comunitat Valenciana necesita diversificar su oferta con muchas actividades que se pueden reconocer como deporte fuera de su aplicación turística”, afirma Falomir.

Otro de los grandes problemas de que este anteproyecto de ley deportivo regule el turismo es que los empleos verdes que genera el sector del Turismo Activo, históricamente ligados a las zonas de interior, se verán desplazados y se agravará la problemática relacionada con el despoblamiento que ya sufre el ámbito rural. “Necesitamos un proceso de acreditación para emplear a los jóvenes de nuestros pueblos y que Educación invierta en mejorar los itinerarios formativos”, concluye.