La Dirección General de Deportes propone una nueva Ley que amenaza al sector del turismo activo de la Comunitat Valenciana

El anteproyecto de ley de profesiones del deporte de la Comunitat Valenciana, amenaza la viabilidad de cientos de empresas de turismo activo y ecoturismo

 

El conseller Vicent Marzá y la vicepresidenta Mónica Oltra, ignoran las peticiones de reunión del sector del turismo activo y el ecoturismo de la Comunitat Valenciana

 

Castellón, 25 de mayo de 2021.- En la Comunitat Valenciana, al igual que sucede en casi todas las comunidades autónomas, el acceso y ejercicio de la actividad profesional del turismo activo ha estado regulada por Turisme Comunitat Valenciana.

En 2012 el Consell aprobó el decreto que regula del turismo activo en la Comunitat Valenciana, para dar garantías y seguridad a las personas que contratan actividades guiadas de turismo activo, como rutas de senderismo, bicicleta, a caballo, o en kayak, descensos de barrancos, actividades de escalada, o descenso de ríos en embarcaciones neumáticas (rafting).

En el Registro de Turismo de la Comunitat Valenciana están inscritas oficialmente 478 empresas de turismo activo, que realizan actividades de todo tipo, desde las más conocidas, hasta otras menos convencionales y que, sobre todo, no tienen correspondencia con ningún deporte, como el “puenting”, el paintball, el zorbing, o el flyboard. El decreto de turismo activo de 2012 tiene hasta 67 actividades de turismo activo en su anexo, pero los servicios de Turisme Comunitat Valenciana han recopilado hasta 94 actividades de turismo activo.

Sin embargo, a finales de 2018, la Dirección General de Deportes expuso a información pública un anteproyecto de ley de ordenación de las profesiones del deporte de la Comunitat Valenciana. El problema con esta norma, según denuncia la asociación de empresas de turismo activo y ecoturismo de la Comunitat Valenciana (CV ACTIVA), surge cuando desde el ámbito deportivo se pretenden imponer la titulaciones de formación profesional y universitarias de la familia de las actividades físicas y deportivas, al ámbito del turismo, la recreación y, concretamente el turismo activo. “Las actividades pueden parecer iguales, pero no lo son”, nos dice Fernando Falomir, Presidente de CV ACTIVA, “porque el objetivo de los turistas no es competir entre ellos, ni obtener una marca, ni una clasificación, ni siquiera un rendimiento deportivo”.

El sector de las empresas de turismo activo y ecoturismo advierten que esta diferencia en los objetivos de los usuarios, es muy importante a la hora de fijar por Ley quién es competente o no para ejercer profesionalmente dicha actividad. El plan de estudios de quienes poseen un grado universitario en ciencias de la actividad física y del deporte, les capacita para planificar la mejora del rendimiento deportivo de cualquier persona, y acompañarlas en ese proceso desde la iniciación hasta el alto rendimiento.

Sin embargo, nos dice Ramón Mestres, Vicepresidente de CV ACTIVA, “el problema es que los turistas no buscan un plan de entrenamiento, buscan una experiencia turística memorable y pasar un buen rato con sus amistades y familiares, sin más ambición ni pretensiones”. En palabras de Pedro Carrasco, Gerente de CV ACTIVA, “por utilizar un símil que clarifique la situación, sería como exigir por Ley una titulación universitaria de ingeniería para ser profesor/a de autoescuela, o que para ejercer la profesión de cocinero/a debas estar en posesión de un título universitario en nutrición o en tecnología de los alimentos”.

El otro problema que plantea este anteproyecto de ley de ordenación del ejercicio de las profesiones del deporte, es que el catálogo de titulaciones oficiales no cubre todo el espectro de los 94 tipos de actividades de turismo activo. Por ejemplo, el “puenting” o el paintball no están en el currículum formativo de ninguna titulación oficial. Un estudio realizado a finales de 2020, por el equipo de investigadores liderado por el Dr. Lázaro Mediavilla Saldaña, del INEF de la Universidad Politécnica de Madrid, estableció que “de las 67 actividades que determina el Decreto 22/2012, solamente 26 de ellas poseen un título reconocido dentro de las enseñanzas deportivas de régimen especial, por lo que más del 60% de actividades establecidas como actividades de turismo activo no estarían reguladas académicamente dentro de los técnicos deportivos, produciéndose así un vacío en relación a la formación de muchas de las modalidades practicadas en el ámbito del turismo activo”.

El sector del turismo activo desconoce qué va a ocurrir con estas actividades que no están incluidas en el ámbito competencial de ninguna titulación oficial de formación profesional, lo cual genera una gran inquietud, porque les situaría en la ilegalidad y en el objetivo de posibles sanciones administrativas por intrusismo profesional.

La asociación CV ACTIVA presentó desde el primer momento alegaciones denunciando estas incoherencias, que fueron rechazadas. Posteriormente, se han mantenido diversas reuniones con el Director General de Deportes, Josep Miquel Moya, y su equipo, incluso con la presencia y respaldo del Secretario Autonómico de Turismo, Francesc Colomer, exponiéndose estos problemas y sus posibles soluciones. Las negociaciones para flexibilizar en ciertas condiciones el catálogo de titulaciones habilitantes para ejercer la profesión de guía o monitor/a de actividades de turismo activo, han sido totalmente infructuosas.

La asociación CV ACTIVA ha trasladado esta problemática al conseller de Educación, Cultura y Deportes, Vicent Marzá, y la vicepresidenta del área, Mónica Oltra, y les ha solicitado en varias ocasiones, y por diferentes medios, mantener una reunión para buscar soluciones consensuadas y, más importante aún, realistas y que garanticen la seguridad de los/as usuarios/as. Sin embargo, el sector del turismo activo de la Comunitat Valenciana, sólo ha obtenido el silencio y la despreocupación ante este grave problema.

Estas incoherentes barreras legales al ejercicio de las profesiones del turismo activo que se proponen desde la Dirección General de Deportes, pueden provocar desempleo y pondrán en peligro al propio tejido empresarial del turismo activo que genera riqueza en las poblaciones de interior, tan amenazadas por el riesgo de despoblamiento.

La solución que propone el sector del turismo activo y el ecoturismo, representado por CV ACTIVA, es que se introduzca una disposición adicional en el anteproyecto de ley de ordenación del ejercicio de las profesiones del deporte para que en caso de ausencia de titulaciones oficiales o de personal titulado con competencias en las actividades a desarrollar por las empresas de turismo activo y ecoturismo, se remita al decreto regulador de las empresas de turismo activo elaborado por el Consell, que, según el compromiso de la Dirección General de Turismo, será reformado para especificar todas las titulaciones habilitantes profesionalmente para cada tipo de actividad de turismo activo. El objetivo, según explica CV ACTIVA, es lograr que las empresas de turismo activo y ecoturismo proporcionen a los/as usuarios/as el servicio y la experiencia turística con el nivel de seguridad adecuado a la actividad que van a realizar.

Esta solución no es inédita, porque recientemente, en marzo de este año, la Ley 3/2019, de 25 de febrero, de la Actividad Físico-Deportiva de Castilla y León, apenas dos años después de su aprobación, tuvo que ser enmendada precisamente porque los distintos sectores profesionales y los distintos grupos políticos, se dieron cuenta que era demasiado rígida y había que “paliar la carencia de profesionales deportivos”. La enmienda a dicha Ley introdujo que se admitieran titulaciones no oficiales, como las titulaciones de las federaciones deportivas y la titulación de monitor de nivel en el ámbito de las empresas de turismo activo.

En definitiva, el sector del turismo activo y el ecoturismo defiende la seguridad de sus clientes, entre otras medidas imprescindibles, mediante una adecuada cualificación de guías y monitores/as. Sin embargo, CV ACTIVA denuncia que carece de justificación impedir legalmente el ejercicio de esta profesión a profesionales con titulaciones, acreditaciones y experiencia, que les capacitan perfectamente para desempeñar con seguridad tales competencias profesionales.

Belén Salvador, Secretaria de CV ACTIVA, exige que “las administraciones y cargos públicos den soluciones a las empresas y trabajadores/as para desempeñar sus trabajos, no crear barreras y obstáculos legales que carecen de justificación”.

Fernando Falomir recuerda que CV ACTIVA permanece abierta al diálogo: “El sector de las empresas de turismo activo y ecoturismo de la Comunitat Valenciana siempre permanece dispuesto a la escucha, la colaboración y el consenso, pero reclamamos la misma actitud de unos servidores públicos que, además, están poniendo en peligro el empleo y la subsistencia de muchas familias”.