Navegando hacia el interior de Valencia: ¡que no te lo cuenten, vívelo!

Navegando hacia el interior de Valencia: ¡que no te lo cuenten, vívelo!

Soy un jubilado de 68 años, he sido pescador de Castellón durante toda mi vida. Hace dos semanas, mi hija y mis nietos me convencieron para ir a hacer un crucero por el río Júcar. Los niños ya habían estado con el colegio de excursión y me dijeron: “Abuelo, ¡tienes que verlo!”. Y, finalmente, fuimos. ¿Quién me iba a decir que navegaría en barco por el interior de la provincia de Valencia?… Yo, que me he recorrido el Mediterráneo de cabo a rabo, pensaba que ya nada me podía sorprender, pero esto es realmente especial. La ruta fluvial por los Cañones del Júcar aúna naturaleza e historia que incluso la población local desconoce. 

 

Durante la travesía, el capitán del barco ofrece una explicación del entorno que te hace ver el lugar con otros ojos. De repente, sientes que te envuelve su magia natural entre cañones y más de 100 metros de profundidad. No sé si son las paredes escarpadas del cauce del río o su agua color turquesa tan pura que hipnotiza… Es un paisaje único que uno no puede permitirse el lujo de no visitar al menos una vez en la vida. La verdad es que fue una experiencia inolvidable, sobre todo para vivirla con la familia, estrechar lazos, y creo profundamente que estas vivencias son uno de los mejores legados que podemos dejar a nuestros hijos. A los miembros de mi familia y a mí nos encanta viajar por España, cuanto más recorremos, más valoramos la riqueza del territorio. 

Después de esta aventura, diría que el Valle del Júcar Cabriel era un gran desconocido para nosotros. Por ello, es necesario visitar la zona con profesionales nativos y perfectos conocedores del entorno, en nuestro caso: la empresa certificada SuAventura. Carmelo, uno de sus guías, nos ayudó a entender la importancia del único afloramiento volcánico terrestre notable de la Comunitat Valenciana: un volcán de 600 metros de altura en Valencia, ¡quien nos lo iba a decir!… El emplazamiento, tal y como nos lo relataba Carmelo, está considerado una de las atalayas de observación y conocimiento más impresionantes de este valle: castillos, confluencia de ríos, reservas naturales, flora, fauna, etc. La combinación de imágenes y sensaciones es inigualable.

Los guías de Suaventura nos acercaron a comer a Cofrentes, concretamente al restaurante El Mirador del Cabriel. Su nombre ya lo dice todo, uno de los mejores escenarios desde donde admirar el río Cabriel y degustar la gastronomía de la zona. Podríamos contar mil cosas sobre este viaje, pero nada es comparable a tener esta experiencia por ti mismo. ¡Que no te lo cuenten, vívelo!

Artículo redactado en el marco del convenio de CV Activa con Turisme Comunitat Valenciana