Navegar en el mar, en un río, en un embalse o incluso dentro de una cueva, sobre una embarcación, para una o dos personas, que se dirige con un remo de dos palas asimétricas. Descubre las calas y los acantilados más inaccesibles de la costa mediterránea, o relájate con las aguas tranquilas de los ríos y embalses.