Sentir la adrenalina que recorre todo el cuerpo antes y después de saltar al vacío desde un puente, estando sujeto por varias cuerdas dinámicas o una cuerda elástica, que dejan al saltador colgado en el aire. Una de las pruebas más impresionantes para retarnos a nosotros mismos o a amigos, parejas o familiares.