Desplazarse por las aguas de un río, utilizando una tabla flotante sobre la que el tripulante apoya la mitad superior de su cuerpo, y se deja llevar por la corriente, dirigiendo su recorrido por medio de unas aletas. Una oportunidad para disfrutar de las mejores atracciones acuáticas naturales.